SU-HWA BANG - 守畵房 

La Pintura Tradicional Coreana en España.

Características de la Pintura Tradicional Coreana


 Las características principales de la Pintura Tradicional Coreana son las siguientes:


 


 

v  La pintura tradicional coreana no permite correcciones ó uniones de líneas sobre la marcha como ocurre con el resto de las pinturas occidentales al óleo ó acuarelas, teniéndose que acabar de una única vez toda línea y elemento del dibujo una vez puesto el pincel sobre el papel. 

En ello reside la extrema dificultad y también la belleza de la pintura tradicional coreana, pues de únicas pinceladas irremediables surgen las ramas, hojas, flores y rocas, como resultado de la expresión fluida y pulcra del del espíritu del artista. 


 


 


 

v  En la pintura tradicional coreana siempre existe una gran porción de espacio en blanco/sin pintar.

El motivo es representar y también alentar a la tranquilidad mental y sentimental al contemplar las obras en un espacio no saturado, a su vez que permitir que la imaginación de cada persona que contemple la obra pueda completar la obra en su mente.  

Igualmente la amplia visión que ofrece los espacios en blanco de las obras de la Pintura Tradicional Coreana permite al observador adentrarse en un viaje interior.

De este modo, la Pintura Tradicional Coreana sirve como una terapia tranquilizadora a quienes la practican y la contemplan.

 


 


 

v  Las obras deben recibir una preparación especial llamada “Beyub”, consistente en pegar el delicado papel tradicional coreano sobre otro papel especial más grueso, para así dar consistencia al papel coreano sobre el que se ha dibujado la obra, y eliminar toda arruga y ondulaciones características del papel tradicional coreano. Esta técnica solamente puede ser realizada por profesionales por requerirse técnicas especiales y de difícil práctica. 


 


 


 


 

De esta forma, la pintura tradicional coreana contiene miles de años de historia tanto en sí mismo como obra y sus significados, como en los materiales utilizados y en la ceremonia requerida para su práctica. 


 


  SAGUNYA


 


La más básicas y elegantes del arte de la pintura tradicional coreana se denomina “Sagunya”, que quiere decir “ Los cuatro caballeros” , y está representada por 4 tipos de plantas y flores:


 


 


El bambú:       
Representa la  firmeza, rectitud y lealtad de los hombres jóvenes de la época.


 


 

 


Las flores del ciruelo:        
Representan  la fuerza de voluntad y determinación, pues las flores del ciruelo florecen a finales del invierno aún  cuando  la nieve no ha desaparecido.


 


 


La orquídea:       
Valorada por ser  una planta de aspecto extremadamente delicado y frágil, pero capaz de    ofrecer una flor exuberante y perfumada.


 


 


El crisantemo:       Al igual que las flores del   ciruelo, era la representación de la fuerza de voluntad y de la determinación,  al ser una flor que aparece en los otoños tardíos cuando las primeras  escarchas cubrían las plantas. 


 


 


 


 

Sagunya, como la base de la pintura coreana, está muy presente en las obras de la pintura Oh.